Aikido Técnico – Prefacio

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Aikido Técnico

Por Mitsunari Kanai, 8º Dan, Shihan Instructor jefe de Aikikai de Nueva Inglaterra (1966-2004)

Prefacio

AIKIDO es …

En el centro de la práctica del AIKIDO, más que nada, se encuentra un entrenamiento y disciplina dura y continua del cuerpo y la mente para desarrollar la sabiduría. En el caso de una confrontación, debe evitarse a toda costa el comportamiento similar a una bestia destinado únicamente a protegerse y herir al oponente.

Desarrollar la determinación para resolver una situación de confrontación con la omnisciencia y la omnipotencia (es decir, utilizando no solo la técnica sino aplicando la totalidad de las habilidades y la sabiduría de uno) es BUGOKORO (espíritu / mente de BUDO). Uno debe darse cuenta de que AIKIDO no es ni más ni menos que la expresión y la realización de este BUGOKORO.

YAMATOGOKORO es lo que aboga AIKIDO

Debido a que AIKIDO incluye los elementos de BUGI (técnicas de combate), es inevitable que, a veces, el practicante de AIKIDO deba enfrentar la posibilidad y la realidad de las circunstancias de confrontación. Si uno investiga seria y continuamente la realidad de encontrarse cara a cara con un oponente en una situación de enfrentamiento donde la propia existencia está en juego, es decir, donde la supervivencia de uno significa la derrota del oponente o viceversa, y si uno Si reconociera total y abiertamente la interrelación entre uno mismo y el oponente, llevaría a descubrir las técnicas de lucha más lógicas y eficientes.

Sin embargo, es cierto, por más paradójico que parezca, que al perseguir la perfección de este principio, uno finalmente llegará a un estado armonioso, nacido de la idea de que no importa cuán fuerte sea uno, uno no puede continuar existiendo si uno trata de luchar contra toda existencia.

Este es el “Camino” (o proceso) para alcanzar la armonía como lo defiende AIKIDO. Sin embargo, se debe tener en cuenta, al tratar de comprender o alcanzar el principio de armonía, que sin pasar por el proceso de transformación interna que comienza en el estado de confrontación y solo después de trabajar a través de un proceso crítico, finalmente llega al estado de no confrontación, no puede haber BUDO.

En condiciones normales, los seres vivos viven en grupos, no solos. Una característica básica de la existencia social es el desarrollo de descripciones o comparaciones relativas, por ejemplo, fuerte versus débil. Cada ser trata de usar sus cualidades individuales para obtener la mejor ventaja a la luz de sus fortalezas y debilidades relativas. El proceso que finalmente condujo a BUDO comenzó con los esfuerzos para compensar la debilidad mediante el desarrollo de cualidades específicas (por ejemplo, velocidad, fuerza, tamaño o facilidad para usar armas).

Por lo tanto, en condiciones normales, vivir en el mundo a veces conduce a situaciones de confrontación, y el desarrollo de técnicas cada vez más efectivas para enfrentar tales confrontaciones finalmente conduce a la comprensión de que siempre hay alguien o algo más grande o más fuerte que uno mismo. Finalmente, uno se da cuenta de que la defensa más efectiva es fusionarse y formar parte del oponente. Así es como el principio de confrontación evoluciona hacia el principio de no confrontación.

YAMATOGOKORO es la idea de que la razón para desarrollar artes marciales es proteger a aquellos que no pueden protegerse de los agresores. El defensor de esta filosofía se dedica a desarrollar BUDO para proteger la seguridad de las personas pacíficas de la victoria de la crueldad y la violencia. Esta idea está en el corazón de AIKIDO. Debe entenderse que AIKIDO incluye una filosofía e ideas que van más allá de las artes marciales definidas como la práctica de técnicas de combate.

Por lo tanto, las artes marciales se incluyen dentro de AIKIDO, pero AIKIDO va más allá de las artes marciales. AIKIDO defiende la idea de que BUDO, el principio de confrontación y el principio de no confrontación pueden sintetizarse sin comprometer ninguna de sus esencias fundamentales.

Sin embargo, es triste notar que gran parte de lo que se llama práctica ha comprometido estos elementos. Lo que sigue es una descripción técnica de los principios físicos que deben guiar la verdadera práctica del AIKIDO para lograr realizaciones totales, en lugar de parciales, de este arte.